Los errores se pagan

Cd. Victoria, Tam.- Todo político sabe que lo que haga o deje de hacer en perjuicio de sus gobernados habrá de tener un costo político, mismo que o pagará el mismo en el corto o mediano plazo o se lo heredará a otros que aspiren a algún puesto o cargo público de elección popular abanderados por el mismo partido político que abanderó al primero.

Ejemplos hay muchos, el más cercano es desde luego el gobierno de Tamaulipas, pues lo que el actual gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca hizo o dejo de hacer como PPT, léase Primer Panista de Tamaulipas habrá de tener consecuencias para quien sea el abanderado del Partido Acción Nacional para la gubernatura en el 2022.

Ese es solo un ejemplo, pues así como el ejecutivo estatal, abanderado del PAN, cometió errores administrando al estado, también hay otros que a nivel municipio e incluso federal, no sólo cometen errores, sino que en nombre de la política dejan ver tremendos horrores que acaban decepcionando a quienes votaron por ellos.

En lo cortito nos vamos con el municipio de Victoria, miles de ciudadanos le apostaron al cambio de color con Eduardo Abraham Gattás Báez con la esperanza de que la capital del estado por fin recupere lo que alguna vez tuvo, la que antes llamaban ciudad de las urracas “Ciudad Limpia, Ciudad Amable” y que hoy, ni la sombra queda.

Desde luego que Gattás no es el causante del abandono en que se encuentra Victoria, mucho tuvieron quienes le antecedieron, principalmente los dos panistas, Xicoténcatl González Uresti que se fue por la puerta de atrás, repudiado, pero protegido tanto por la Auditoria Superior del Estado como de la 64 Legislatura donde los panistas tenían la última palabra, la cual fue avalar las cuentas públicas pese al saqueo que hizo de las arcas municipales.

La segunda que medio intentó remediar lo irremediable fue Pilar Gómez Leal, conocida como “la texana” o “La Prima”, por el parentesco con el gobernador del estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien finalmente fue el encargado de imponerla en el puesto vía Congreso del Estado.

Esos dos alcaldes principalmente se encargaron de dejar una ciudad destrozada, abandonada, no se les vio obra alguna que destacara en beneficio de los victorenses, y eso, quieran o no, los ciudadanos lo vieron y tuvieron un costo político, no permitirles volver a ganar la elección para la alcaldía el pasado 6 de junio de este mismo año.

Desgraciadamente, a los ciudadanos siempre les gana el estómago a la hora de emitir su voto, pero también hay que aceptar que quienes aspiraban a ganar la presidencia municipal supieron aprovechar eso precisamente, además de agarrarse de la “marca”, Morena, que traía en su haber el triunfo del 2018 con la presidencia de la república y la bien manejada promoción del partido guinda como la Esperanza de México.

De esa manera llegó Eduardo Abraham Gattás Báez a conquistar la alcaldía, igual que en otros municipios lo hicieron los morenistas, 8 más para ser exactos, de ellos 2 reelectos, Adrián Oseguera Kernión en Madero y Mario Alberto López Hernández en Matamoros, estos dos últimos al menos ya conocían su trabajo y lo hicieron bien, por ello los ciudadanos volvieron a darles el voto.

Pero el caso de Gattás Báez fue distinto, el mayor botín era la presidencia municipal de Victoria y como el mismo lo reconoció, llevaba 10 años tratando de llegar hasta que lo logró.

En campaña prometió hasta lo que no podía cumplir como si tuviera una varita mágica para resolver todos los problemas de la capital.

Más tardó en tomar posesión que en decir que tenía una labor imposible y no había recursos en las arcas municipales para por lo menos poder arrancar todos los proyectos que contempló desde su campaña.

Días antes había asegurado que su equipo estaba integrado por gente de experiencia, pero no aclaró que tipo de experiencia, o como sería utilizada, finalmente resultó ser lo que se dice en el argot futbolístico, un equipo de tercera y de puros cachirules.

Eso no fue todo, desdeño al partido político que fue en alianza con el para que ganara, al Partido del Trabajo, muy apenas le dio una posición en el ayuntamiento, y esa fue la dirección de panteones, no cumplió sus compromisos.

Hoy, trae un problema muy fuerte, apenas unos días atrás anunció que la nómina del ayuntamiento está garantizada, incluyendo el pago de aguinaldo y compensaciones, pero de pronto los trabajadores municipales amparados en el anonimato se quejaron amargamente por las decisiones que tomó el tesorero municipal, Hugo Reséndez Silva.

La queja fue en el sentido de que el tesorero autorizó el pago de compensaciones para los regidores del cabildo victorense, pero hizo a un lado a cientos de trabajadores del municipio no pagándoles la misma compensación económica que representa una remuneración complementaria al sueldo base.

Eduardo Gattás todavía no completa ni el mes en el mandato y muchos ya están arrepentidos de haberle dado su voto al darse cuenta que no hay un cambio verdadero en la forma de gobernar.

Quien cargará con esos errores será sin duda el candidato a gobernador de Tamaulipas, y sería nada menos que Américo Villarreal Anaya, hasta el momento el puntero de la interna de Morena, prácticamente el virtual candidato a gobernador del estado.

En el Partido Acción Nacional sucede algo similar, el desencanto de los tamaulipecos por la forma de gobernar de Francisco Javier García Cabeza de Vaca es una pesada loza que cargará el también virtual candidato, César Augusto Verastegui Ostos.

Primero, para que Américo Villarreal salga avante en el proceso electoral si es elegido como el candidato, los alcaldes morenistas tendrán que dejar de echarle culpas a sus antecesores y hacerse responsables de lo que les toca hacer, su trabajo, pero hacerlo bien y no solo aparentar que lo hacen.

Segundo, en el caso de César Augusto Verastegui, deberá cortar con los panistas de Cabeza de Vaca y demostrar que su proyecto es totalmente ajeno a quien en el 2022 concluye su gobierno, El Truco tiene las simpatías de miles de tamaulipecos, empresarios, organizaciones e incluso partidos políticos como el PRI y el PRD pueden llegar a unírsele al 100 por ciento, como ya lo han manifestado algunos que creen en su proyecto.

Rematamos, en ambos casos, Morena y PAN, los errores que cometieron o cometen quienes están en algún cargo o puesto público, terminarán pagándolo los candidatos que entren en la contienda del 5 de junio del 2022, aún tienen tiempo para corregir el rumbo.

Por hoy aquí la dejamos, el espacio se nos agotó así que le ponemos el Punto Final… nos leemos hasta la próxima, les dejó mi correo electrónico para sugerencias, felicitaciones y reclamos, raul-131@hotmail.com y si le gustan estos comentarios nos agradaría mucho que lo comparta.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
error: Este Contenido está protegido
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios